Capítulo 4.5 Desplazamientos del abomaso

3 – PROBLEMAS NUTRICIONALES Y METABOLICOS (Segunda parte)

•         Desplazamientos del abomaso

El desplazamiento del abomaso a la izquierda comenzó a presentarse recién después de la II Guerra, en los años 50 en Europa y Estados Unidos y después en otros países, en vacas lecheras – de la raza Holstein primero y luego también de otras razas – principalmente como consecuencia de la modificación del sistema clásico de alimentación casi exclusivo a base de forrajes, por otro que incluía cada vez mayor cantidad de insumos concentrados en la ración. Nosotros registramos el 1er caso en el Perú en 1960.

Un segundo factor fue la progresiva modificación genética de la vaca, conducente al incremento en su tamaño y su capacidad abdominal, a fin de darle mayor espacio al aparato digestivo (sobre todo del rumen) y por ende incrementar la producción, sobre todo de la energía necesaria para obtener mayor producción de leche.

Sin embargo, a medida que aumenta la gestación en la vaca seca, aumenta el volumen del útero y se reduce el volumen del rumen; pero después del parto colapsa bruscamente el volumen del útero creando una inestabilidad espacial del abomaso – que normalmente tiene una suspensión pendular en el abdomen a cargo de los omentos mayor y menor, la cual le permite una cierta libertad para desplazarse.

Esto explica porqué un 80% de la casos de desplazamientos del abomaso ocurren dentro de los primeros 30 días post-parto.

Por su ubicación anatómica, es más fácil y frecuente (95% de los casos) que el abomaso se desplace hacia la izquierda por la escotadura que existe entre el retículo y el saco ventral del rumen. La dilatación (desplazamiento a la derecha) o el vólvulo del abomaso hacen el 5% restante.

Se estima que el desplazamiento del abomaso tiene una heredabilidad de 0.24 a 0.28.

Etiología

Las causas son las mismas para el desplazamiento a la izquierda o a la derecha. Aparte de los factores predisponentes ya señalados, otros factores contribuyentes importantes son la producción de gas, la motilidad disminuida del abomaso asociada a un estado de hipocalcemia post-parto, así como un deficiente llenado del rumen.

La motilidad disminuida del abomaso también se relaciona con raciones bajas en forrajes y ricas en concentrado, que probablemente causen un incremento en el volumen de ácidos grasos volátiles en el abomaso, así como un incremento en la producción de algunos gases como CO2, metano y N.

Si se reduce mucho la relación F: C en raciones de pré y post-parto, o si el forraje es picado en trozos cortos, se reduce el colchón fibroso del rumen; el mismo que ya no es capaz de retener las partículas de granos de la ración.

Una parte de las partículas forman AGV en el rumen, que pasan al abomaso. Otra parte de las partículas pasan al cuajo, donde forman más AGV.

Los AGV reducen y debilitan contracciones del abomaso.

El deficiente llenado del rumen y la distensión del abomaso favorecen que éste se desplace hacia la izquierda para terminar ubicándose entre el rumen y la pared abdominal, pero causando sólo una obstrucción parcial del abomaso; razón por la cual no se interfiere con la evacuación de su contenido. El apetito está disminuido.

También ocurre una moderada rotación del omaso, retículo e hígado.

pm1

Patogenia y Patología Clínica

Tener presente que los desplazamientos ocurren casi siempre durante el 1er mes post-parto.

En el desplazamiento a la izquierda, la motilidad disminuida y obstrucción parcial del abomaso, asociadas a la secreción continua de ácido clorhídrico, causan una alcalosis metabólica moderada con hipocloremia y deshidratación. También hay hipokalemia por retención del potasio en el abomaso y la menor ingestión de forrajes.

Es común la acetonemia secundaria; y también hay casos complicados con hígado graso.

Lo mismo ocurre con el desplazamiento a la derecha. La diferencia está en que en esta forma de desplazamiento, luego de producirse la dilatación del abomaso, éste rota con frecuencia sobre su eje mesentérico formándose un vólvulo generalmente hacia la izquierda.

Si se forma un vólvulo, se produce un estrangulamiento con obstrucción e isquemia local. El desplazamiento también compromete en cierta medida al omaso, hígado y retículo.

El secuestro de gran cantidad de líquido al interior del abomaso causa deshidratación y alcalosis metabólica.

El aporte circulatorio al abomaso y estructuras vecinas está afectado, pudiendo resultar en necrosis isquémica del abomaso, acidosis metabólica y shock.

Signos clínicos

1- Desplazamiento a la izquierda

Constantes normales. Inapetencia, depresión, producción de leche baja o disminuida.

Rumen atónico o con actividad disminuida. Heces escasas, generalmente pastosas. La percusiónauscultación del flanco izquierdo produce un característico ping-ping metálico, que sugiere la presencia de una víscera hueca conteniendo líquido y gas.

Aún cuando la literatura señala que el ping-ping puede estar ausente en un 10-15% de casos de desplazamiento, en nuestra experiencia siempre ha estado presente si la vaca no ha estado sometida a transporte vehicular previo.

A la sucusión –auscultación se escucha un chapoteo claro como tañido de campanas.

Hay acetonemia secundaria. Casi nunca es necesaria la confirmación, que puede hacerse con una punción abdominal en la parte baja de la resonancia del ping-ping para obtener una muestra del líquido presente; que si es de abomaso es de color parduzco, muy ácido y sin protozoos.

En diagnóstico diferencial considerar los trastornos de rumen con ruidos de chapoteo a la sucusión –auscultación y/o con ping-ping positivo a la percusión-auscultación.

2 – Desplazamiento a la derecha

Mientras que el desplazamiento a la izquierda ofrece un cuadro clínico “más o menos estandar”, el desplazamiento a la derecha suele más complicado y variable.

En algunos casos el desplazamiento y la distensión no son muy manifiestos, y por lo tanto tampoco lo son los signos clínicos. La percusión-auscultación (ping-ping) y la sucusión-auscultación son positivas en la parte ventral derecha del abdomen. Al principio las constantes están, por lo general, en su rango normal. Hay inapetencia, depresión y disminución de la producción de leche.

Si la distensión se acentúa, la auscultación-percusión es positiva en la parte dorsal del abdomen. La actividad ruminal suele estar disminuida o ausente, aunque en algunos casos se observa hipermotilidad. Las heces sueles ser pastosas, secas o con moco; en algunos casos hay diarrea.

Al aumentar la distensión, se comprime el duodeno lo que afecta la evacuación gástrica. El estado general se deteriora y en casos severos se palpa por recto el abomaso distendido.

pm2

El cuadro clínico se agudiza si se produce torsión del abomaso hasta de 180º (usualmente con un giro hacia la izquierda; a veces hacia la derecha). Se observa deterioro del estado general, ojos hundidos, intranquilidad, quejidos, frecuencia cardiaca en 100 o más. A la palpación rectal las heces son escasas, por lo general pastosas o cubiertas con moco. Casi siempre es posible detectar el abomaso desplazado.

Con una torsión de > 180º se forma un vólvulo con isquemia y acumulación de agua y electrolitos en su interior. Hay apatía, deshidratación y deterioro general marcado; conjuntivas inyectadas, taquicardia (>120 ppm), quejidos, cólico, distensión abdominal bilateral y a la percusión del hígado ausencia de la sub-macicez. No hay defecación y al examen rectal puede haber moco espeso o vestigios de heces negruzcas a veces mezcladas con algo de sangre.

pm3

En el diagnóstico diferencial considerar los casos con ruidos de chapoteo a la sucusión –auscultación y/o con ping-ping positivo a la percusión-auscultación, que podrían originarse del recto, colon, o dilatación y torsión del ciego, neumoperitoneo y otros.

pm4

pm5

pm6

Tratamiento del desplazamiento de abomaso a la izquierda

1. Técnica no quirúrgica

Es efectiva en un 50%, sobre todo en casos recientes, precozmente diagnosticados. Primero aplicar lentamente una solución EV de gluconato de calcio más glucosa. Después de 15 minutos, colocar la vaca en decúbito lateral derecho; rotarla primero a decúbito dorsal y luego, lentamente, a decúbito lateral izquierdo y mantenerla así durante varios minutos. Colocarla en posición esternal para que la vaca se levante.

Verificar mediante percusión-auscultación la corrección del desplazamiento. Suministrar de inmediato a la vaca abundante forraje de fibra efectiva muy palatable, así como la suplementación necesaria para una adecuada activación de la función ruminal.

Técnicas quirúrgicas

Se han descrito muchas técnicas quirúrgicas. Mencionaremos sólo dos de las técnicas de uso más frecuente actualmente.

1. En decúbito dorsal usando Toggle

Trocarizar el abdomen unos 10 a 15 cm de la apófisis xifoides del esternón y unos 7 cm a la derecha de la línea media.

Retirar el trocar e introducir por la cánula la sutura “toogle”.

Repetir la operación unos 6 cm hacia craneal.

Anudar las dos suturas toogle.

pm7

Se trata de una técnica sencilla altamente efectiva, pero con la desventaja de que requiere intervenir la vaca tumbada en decúbito dorsal.

pm8

2. Con la vaca de pié, mediante omentopexia por el flanco derecho

pm9

Tratamiento del desplazamiento de abomaso a la derecha – con o sin torsión

La única técnica recomendable es quirúrgica, mediante laparotomía en el flanco derecho. Consiste en explorar y ubicar el problema; luego corregirlo manualmente y terminando con una omentopexia. Es muy importante corregir previamente los desbalances hídrico-electrolitos y atender intensivamente el postoperatorio, ya que el problema es bastante más grave que el desplazamiento de abomaso a la izquierda.

Profilaxis

Características de la ración para evitar desplazamiento de abomaso

Si no se usa TMR, el forraje debe ofrecerse antes del concentrado.

El consumo de concentrado en el pre-parto debe aumentarse lentamente.

Las raciones de transición muy ricas en granos van a desarrollar acidosis subclínica, DA y una serie de trastornos metabólicos.

El consumo de granos después del parto se debe aumentar lentamente hasta alcanzar su pico de consumo y darse en 3 raciones diarias o más.

Toda vaca que a partir del parto se muestre inapetente y decaída, debe ser examinada por desplazamiento de abomaso.

La profilaxis se basa en evitar los factores etiológicos discutidos antes.

7 Comentarios

  1. Dr. A traves de este portal observe que la intervencion quirurgica lo realizaba en el flanco izquierdo ,,, es igual?????, donde se suturaba la parte epitelial y muscular del abomazo y se extendia el hilo hacia la parte del cartilago xifoides a 15 cm. En cuanto a esto tengo una pregunta, cuando se quiere sacar los cabos del hilo a traves del abdomen supongo que tiene que usarse material punzocortante para atravezar todas las paredes de esa area…. Pregunto no daño organos internos u otros teniendo este material dentro del abdomen de la vaca????. Gracias.

  2. Para LUIS

    Lamento no poder entrar a discutir las diferentes técnicas quirúrgicas que se emplean para el desplazamiento de abomaso.
    Si tienes dudas, te sugiero que las estudies en las publicacioes y webs disponibles.

  3. Gonzalo Hidalgo M.V
    09/01/2010 2:49 pm

    Soy M.V. profesor de cirugía en Chile, ofrezco enseñar la omento-pexia paramedial derecha en el DAI. Atte. Gonzalo Hidalgo.

  4. Roberto Evaristo
    13/01/2010 10:51 pm

    Para los casos de DAI, actualmente brinda buenos resultados loa técnica de para medial derecha, ya sea por la omentopexia o abomasopexia. Esta técnica no es tan invasiva como las tecnica de Utrech, además por la posición (decúbito dorsal), facilita la ubicación del abomaso

    Saludos

  5. El DAD o distensión de este órgano tiene otro tipo de corrección que no sea el quirúrgico

  6. juan pablo bottiglieri
    23/05/2012 8:10 am

    Dr Gonzalo Hidalgo, destaco su mejor predisposición a enseñar que el autor del artículo; y me gustaría acceder a un mejor tratamiento del tema, sobre todo en lo que se refiere a las técnicas quirurgicas por ud. recomendadas.

  7. Hoy en día esta alteración metabólica esta afectando en gran porcentaje al ganado lechero y en cierta manera usando la técnica de sujeción se va corrigiendo la funcionalidad del sistema digestivo del animal, pero también hay artimañas para corregir esta alteración sin intervención quirúrgica y es corrigiendo la alimentación de la vaca en la etapa pre-parto. Gracias

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*